Sugar daddies: los puteros del siglo XXI

Últimos post

PATRIAHORCADO | Activismo feminista

Vuelve la temporada dos de PATRIAHORCADO, con muchas más novedades. En este programa de PATRIAHORCADO nos acompaña Sara Lauper, periodista y activista feminista.patriahorcado activismo feministaNuestras famosas...

La revolución feminista de México

México. Año 2019. 4000 mujeres asesinadas por sus parejas o ex-parejas. Un presidente que se declara humanista pero no feminista. ¿Qué está fallando en...

Las niñas del franquismo

Una de las armas más potentes de la represión franquista fue perpetuar el género para “volver” a convertir a la mujer en esa sierva...

La colonización del patriarcado

“Los indígenas y nativos de América Latina siempre sufrieron la maldición de su propia riqueza” - Eduardo Galeano la colonización del patriarcadoHoy, 12 de...

El ser humano es un animal en constante transformación, tiene la gran capacidad de adaptarse a cualquier cambio. Con la abolición de la esclavitud inventamos el trabajo asalariado de lunes a viernes; con la aparición del capitalismo y el libre mercado inventamos las hipotecas, los “cómodos” plazos sin intereses y la meritocracia; y al gobierno de unos pocos sobre varios muchos lo llamamos, dependiendo del país, dictadura o democracia. Pero la realidad es que nosotros no solemos inventar nada, simplemente le damos otro nombre a las viejas costumbres, para que no se pierdan, y la profesión más vieja del mundo no iba a ser menos. La prostitución del siglo XXI se llama sugar datting.

¿Qué es un sugar daddy?

Empecemos por el principio: ¿qué es un sugar daddy? En el Diccionario de Cambridge viene definido como un hombre rico y generalmente mayor que compra regalos o le da dinero a una persona más joven, especialmente a una mujer, generalmente para que la persona más joven pase tiempo con él y tenga una relación sexual con él”. Tenga una relación sexual. Sorprende el hecho de que uno de los diccionarios de lengua anglosajona con más renombre tenga tan claro algo que las empresas que se dedican a ello niegan con rotundidad. ¿Cuales son estas empresas? 

Si escribes en Google “sugar baby” la primera página que aparece es Seeking, una plataforma creada en 2006 por Brandom Wade. La definición de sugar daddy que encontramos aquí es muy diferente. Esta plataforma se define como una ayuda para establecer relaciones mutuamente beneficiosas. A la pregunta: ¿qué es un sugar daddy?explican lo siguiente: “Hombres y mujeres exitosos que saben lo que quieren. Están impulsados y disfrutan de una compañía atractiva a su lado. El dinero no es un problema, por lo que son generosos cuando se trata de apoyar a un sugar baby.”

Hombres y mujeres no cuadra con “daddy, además de que la foto que acompaña esta definición es la de una mujer a la que no conseguimos verle la cara sentada encima de un hombre. Podemos deducir que se refiere a hombres, si no nos había quedado claro con el término “daddy”.

Pero no termina aquí. Más abajo encontramos la definición de “sugar baby”, atención: “Gente atractiva que busca las cosas más finas en vida. Ellos aprecian viajes exóticos y regalos. Los Sugar Babies llegan a experimentar un estilo de vida lujoso, y satisfacen a gente rica sobre una base regular.” Esta vez la foto es de una chica joven y un hombre medio de espaldas, al que no conseguimos verle bien la cara. Qué sorpresa. Bien es cierto que en su slogan inicial citan el términosugar momma aunque, según datos de la propia página, sólo el 1% de los usuarios se define como tal. Es decir, sólo hay un 1% de mujeres y un 99% de hombres. Sorpresa de nuevo.

Sugar datting: datos

Más datos. Son más de 10 millones de miembros dentro de los 139 países en los que operan. Según datos de la propia página web, en España el 63% de las personas que se registran son estudiantes y el 80% tiene menos de 31 años, es decir, “sugar babies” muy muy babies. 

En cuanto al tema del sexo no encontramos nada, dejan volar tu imaginación. Pero en nuestro país la prostitución a cara lavada no es delito, por lo que prostitución entre bastidores no iba a serlo tampoco. Al lado de los miles de “suggar daddies” que, a través de entrevistas y reportajes, se esfuerzan en hacernos creer que en estos encuentros no hay sexo de por medio, tenemos cientos de testimonios de “sugar babies” que aseguran que claro que lo hay.

Lo que estos señores, consumidores y proxenetas, pretenden hacernos creer es que el “sugar datting” no es una plataforma donde viejos verdes y ricos buscan chicas pobres para comprarlas, sino que lo que el negocio ofrece son hombres de mediana edad, cultos y muy muy ricos (y según las fotos también cachondísimos) que no tienen suerte en el amor y que recurren a la plataforma para encontrar chicas jóvenes que lo único que quieren es tener una vida de lujo. Intercambio de intereses. Porque ya se sabe que las mujeres lo único que queremos de los hombres es su dinero. El machismo más rancio vuelve a aflorar.

El “sugar datting” ya es un problema real. En España 8.500 chicas menores de 30 años pagan sus estudios y sus facturas con dinero proveniente de este negocio. Lo que me sorprende es que lo llamen “prostitución encubierta” cuando para mí es tan obvio que no cabe lugar a dudas. Ahora los puteros se llaman sugar daddies y los proxenetas siguen esquivando la ley. Mismos perros, distinto collar. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.