SKY ROJO: La serie que los puteros no querían que viésemos

Últimos post

Existen tres tipos de posturas ante la prostitución: la abolicionista, que defiende que la esclavitud y la explotación sexual en ningún caso pueden ser considerados como un trabajo y, por lo tanto, abogan por la abolición; la regulacionista, que considera la prostitución un trabajo como otro cualquiera y defiende que debe regularse para que las mujeres que la ejercen tenga derechos laborales y papá estado pueda lucrarse también de ellas; y por último, la prohibicionista, que pretende prohibir la prostitución por considerarla inmoral. ¿Cuál es la diferencia entre prohibir y abolir? En la abolición las prostitutas se consideran víctimas y por lo tanto en ningún caso serán culpadas o detenidas por ejercer. La culpa y el castigo cae tanto en el proxeneta como en el putero.

-“Yo no tengo la culpa de lo vuestro”

-“Sí la tienes, porque pagas por follar. ¿De verdad piensas que lo hacemos libremente nosotras? ¿Crees que es agradable para mí ponerte vaselina en el culo, que alguien me quiera poner cocaína en la vagina para divertirse? ¿De verdad piensas que lo hacemos libremente? Si no hubiera personas que pagaran por follar, no habría personas como nosotras secuestradas.”

En un estado prohibicionista, en cambio, la prostituta se considera culpable al ejercer una profesión que sería “ilegal”. Las personas a favor de regular la prostitución juegan a menudo con la confusión común entre abolición y prohibición para tacharnos, a las abolicionistas, de estar en contra de las prostitutas. Todo lo contrario: como defiendo la dignidad de todas las mujeres no quiero que ninguna sea sometida a violaciones a cambio de dinero.

Yo añadiría otro tipo de postura frente a la prostitución, la más común diría, la de “me da igual”, ejercida por hombres que nunca han reflexionado sobre este tema. Teniendo en cuenta que la mayor parte de la población vive tranquila sin preocuparse porque nuestro país sea el tercero en la lista mundial de consumo de prostitución, hacer una serie sobre esto, y además abolicionista, sería un fracaso. La gente no quiere saber la verdad, y si se la cuentas te la niega, porque la postura fácil es esa. Nadie vería una serie sobre prostitución, mucho menos un documental, porque a la gente no le importa, o peor, no lo quiere ver. Entonces ¿Cómo hacer llegar el mensaje abolicionista? Pues como ha hecho la serie Sky Rojo a través de Netflix.sky rojo serie puteros

Sky Rojo

Se estrenó el pasado 19 de marzo en Netflix a nivel mundial. La serie de Álex Pina y Esther Martínez Lobato, los creadores de La Casa de Papel, no dista mucho de la homónima, sino fuera por el relato de la vida de las protagonistas. Es una serie de acción y como tal, no vais a ver grandes escenas dramáticas o relatos desgarradores, pero sí frases, datos y situaciones que hacen que vaya calando el mensaje abolicionista sin que el espectador se de cuenta. sky rojo serie puteros

“Detrás de cada puta hay una mujer con ilusión, pero también con culpa porque todas, en algún momento han pensado, ¿y si me engañan? Pero es más fuerte la ambición, así gracias a esa culpa se van a pasar dos años follando a razón de 15 clientes al día”. Creo que no hace falta añadir más. No conozco a ningún hombre totalmente abolicionista, ni pretendo hacerlo, pero sé que cada mujer de este mundo puede entender el horror que supondría ser violada 15 veces al día. La única diferencia entre un violador y un putero es trozo de papel verde.

“Todas las guerras dejan secuelas. La de las putas es que dejan de sentir. Los psicólogos lo llaman disociación, pero no es más que un mecanismo de desconexión. Para soportar ser folladas una y otra vez por extraños sin sentir miedo, asco o dolor. Cuando no quieres follar, el sexo se convierte en una violación. Sin ternura ni afecto, necesitas un cortocircuito interior para soportarlo, desconectarte, que todo te de igual.”

Parece que por fin han decidido informarse antes de hacer una serie sobre prostitución. Los datos y los relatos de la serie son totalmente verídicos. Cuentan la cruda realidad de miles de mujeres en nuestro país, teniendo en cuenta que se han hecho muchas series sobre trata y muy pocas sobre prostitución, como si estas dos pudieran disociarse o, mejor dicho, pudieran existir la una sin la otra. La serie no va sobre prostitución, pero la retrata perfectamente. No nos enseña ni putas “empoderadas” o con complejo de Pretty Woman. sky rojo serie puteros

“España es el primer país de Europa en consumo de prostitución, el tercero del mundo. No ganamos en siderurgia, no ganamos en minería, ganamos en putas”

Puteros y proxenetas, los únicos culpables

Si a esto le sumamos que es una serie de Netflix, la importancia de hablar de esto aumenta, porque el alcance es infinito. Lo hemos visto con el documental sobre Rocío Carrasco en Prime Time. Existe una clara discusión sobre si hablar o no de ciertos temas benefician a los que mandan, sobre aprovecharse del sufrimiento para hacer dinero, pero detrás de eso hay una verdad, y es que desde ese primer capítulo del documental aumentaron en un 42% las llamadas al 016 para denunciar violencia machista. Quiero pensar que Sky Rojo puede conseguir eso, llevar el mensaje de la necesidad de erradicar la prostitución a un público que jamás hubiese reflexionado sobre este tema.

La serie ha generado mucha controversia dentro del feminismo radical. A mí me dan igual las críticas cinematográficas sobre la serie, sobre si hay muchos efectos especiales o sobre si la música sobra en muchas escenas. Yo he venido a hablar sobre la trama, sobre la trata, sobre la prostitución. El 40% de los españoles son puteros. Es decir, de 10 españoles que vemos por la calle 4 se van de putas, casi la mitad del país. La mejor manera de saber si esta serie ha acertado o no con el mensaje abolicionista es ver qué opinan de ella los puteros. Towanda Rebels recogió en instagram varios testimonios de puteros en forocoches y demás portales de este tipo de sujetos asquerosos, pero la publicación fue eliminada de instagram. Lo de siempre: ellos pueden decir todo tipo de barbaridades en internet pero nosotras no podemos exponerlos.

Inspirada por las compañeras decidí buscar yo misma en forocoches y, aunque a la mayoría de hilos de opinión no se puede entrar sin invitación, he podido recoger alguna que otra opinión sobre los usuarios sobre esta serie:

sky rojo series puterossky rojo serie puterossky rojo serie puterossky rojo serie puteros

Buscando críticas sobre la serie leí una que decía: “Me parecería increíble que a una sola persona le haya interesado ninguna de las relaciones humanas que se plantean en la serie”. Supongo que se refería a la relación humana entre ellas y no a la “relación” entre el proxeneta y Coral, o la del putero con Gina, que lejos de ser humanas, son de explotación.

Lo más interesante de la serie, en mi opinión, es que cada protagonista representa un tipo de mujer. Todas y cada una de nosotras somos potenciales prostitutas. No existe un perfil claro, solo mujeres vulnerables con situaciones de mierda.

El mito de la libre elección

Wendy y Gina son víctimas de la pobreza. Obligación y explotación por necesidad es lo que vive una gran parte de las prostitutas. Ninguna mujer nace queriendo ser puta. Pero sin duda, la figura más importante es la de Verónica Sánchez que encarna a Coral, porque desmiente el mito de “la libre elección”.

“¿Recuerdas cuando hablamos de mi autoestima? Pues por eso, porque con él fui cayendo a un pozo cada vez más oscuro, me fui cubriendo de basura, miraba hacia arriba y no veía la luz, y cuando toque fondo ni siquiera una persona. No lo vi venir, al principio me hacía gracia tanta protección, “cariño no te maquilles que estás más guapa al natural, no te pongas bikini que el bañador te sienta mejor”, luego ya deja de haber un cariño en cada frase, empiezan los insultos y las vejaciones, y entonces ya empiezas a tener miedo, un día dejas de maquillarte y dejas los bikinis los amigos y el trabajo y la ciudad y te conviertes en una ameba, empiezas a vivir pero no a sentir. A partir de ahí ya fue fácil convertirme en una puta, en una yonki, en un pedazo de mierda”.

Este personaje nos demuestra que el mensaje regulacionista sobre la existencia de mujeres que ejercen la prostitución felizmente no es más que un bulo. Un invento del proxenetismo y que se reproduce a favor de ellos. Pero aunque así fuera, no se trata del “derecho” de las mujeres a vender sus cuerpos, sino del NO derecho de los hombres a comprarlos. El feminismo es un movimiento que lucha por el bien común, donde no tiene cabida el individualismo; en un mundo donde exista la prostitución, las mujeres nunca seremos tratadas con dignidad. sky rojo serie puteros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.