La idea de surgió de dos profesoras de la Facultad de Teología de Ginebra, Élisabeth Parmentier y Lauriane Savoy. Pero ¿cuál es su objetivo? Crear una interpretación completamente nueva del libro. Para este original y ambicioso proyecto, se unieron a estas dos teólogas otras mujeres de todas las edades y todas las religiones.

Los principales temas que quisieron abordar estaban relacionados con las mujeres en la etapa del post #Metoo para ofrecer un nuevo análisis de la Biblia a partir de una docena de temas fundamentales.  Su objetivo es resaltar los textos bíblicos para que puedan leerse hoy en día.

Pero esta idea de “Biblia de mujeres” ya nació en 1898, cuando la sufragista estadounidense Elizabeth Cady Stanton estaba indignada por las interpretaciones masculinas de la Biblia y la presencia constante del patriarcado, dando una constante mala imagen de la mujer.

Encontramos a nuestro alrededor que había mucha ignorancia de los textos bíblicos, muchas personas que ya no los conocen, o que piensan que están completamente desactualizados y ya no son adecuados con los valores actuales de igualdad explicó Lauriane Savoy, a medios locales.

Para una mayor comprensión, estas teólogas se han basado en ejemplos conocidos por todxs, como María Magdalena. Un personaje fundamental ya que ella acompaña a Jesús a su crucifixión y descubre su resurrección, pero en la Biblia solo se la describe como una prostituta.

En definitiva, el desafío de estas mujeres es ofrecer una perspectiva de género de la Biblia y dejar atrás la presencia del patriarcado en este libro. Además de demostrar de que puede existir una relación entre el feminismo y la religión. Pero ¿resultará exitoso?