Lo que les debemos a las feministas de América Latina

Últimos post

La cuarta ola del feminismo latinoamericano es una inspiración para todas nosotras. Una lucha que habla por todas las mujeres de este mundo

Desde el movimiento “Ni una menos” contra los feminicidios, hasta el paro de mujeres en Argentina en 2016, con el #NosotrasParamos , pasando por el movimiento feminista chileno contra el acoso sexual en 2018. Es en América Latina donde ha surgido la cuarta ola del feminismo. Hemos adoptado conceptos como “feminicidio” o incluso los paros internaciones de mujeres para el 8 de Marzo. Pero estos son sólo algunos de los ejemplos que la revolución feminista de Latino América ha conseguido. Aunque uno de los mayores logros de su lucha en Argentina ha sido la legalización del aborto.feministas América Latina

Una cuarta ola que ha nacido fuera de Estados Unidos y de Europa a diferencia de las anteriores. Es por eso, que es importante destacar los discursos feministas que América Latina está lanzando al mundo. Nos están demostrando que son muy fuertes y los medios de comunicación lo están olvidando. Una cuarta ola que está centrada en la violencia contra las mujeres y que además, forja vínculos con la lucha por la igualdad laboral y salarial. De ahí, los paros internacionales del 8 de Marzo en 2017 y posteriores.

Aurore Koechlin, autora del ensayo “La revolución feminista” explica que esta cuarta ola del feminismo se inició el 6 de enero de 2011 con el asesinato de la poeta mexicana Susana Chávez. Una mujer que durante toda su vida denunció los feminicidios en la Ciudad de Juárez. Susana Chávez habla siempre de “ni una mujer menos, ni una muerta más”. Un lema que dio nombre al movimiento argentino “Ni una menos” que nació con el feminicidio de Chiara Páezen mayo de 2015.

Ni una menos

El movimiento “Ni una menos” es la forma de sentenciar que es inaceptable vivir en un mundo en el que día a día nos asesinan. Y que lo hacen por el hecho de ser mujeres. Mujeres disidentes.

El asesinato de Chiara Páez fue la gota que colmó el vaso para que las mujeres de Argentina dijeran ¡basta! y gritaran que no iban a tolerar ningún feminicidio más. Desde mayo de 2015 a junio, miles de mujeres se organizaron para marchar por Buenos Aires. Una marcha que se repitió en 80 ciudades argentina más y en otros países.

Según las cifras que ofrece Oficina de la Mujer y basándose en los datos de los Poderes Judiciales, en Argentina una mujer es asesinada de un feminicidio cada 30 horas. Feminicidios que son cometidos por sus parejas o exparejas en el 56 por ciento de los casos. Además, según el Informe de Femicidios en Argentina, publicado por la Corte Suprema de Justicia, declaró que las las principales víctimas directas de femicidios fueron mujeres jóvenes, de entre 25 y 34 años.

Es por eso, que “Ni una menos” marcó un antes y un después. Fue más que una movilización de millones de mujeres en Argentina y en el mundo. Sirvió para educar a una nueva generación de chicas y mujeres que reivindican sus derechos sin miedo a nada. La legalización del aborto en Argentina no hubiese sido posible sin este movimiento. Ahora mismo existe una construcción social colectiva en torno a los derechos de las mujeres.

Un violador en tu camino

Fue el 25 de noviembre de 2019, durante la celebración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el colectivo feminista LASTESIS realizaron una performance frente al palacio presidencial de La Moneda. “Un violador en tu camino” fue el himno en el que las mujeres chilenas gritaron que las violaciones contra nosotras no son hechos aislados y que por puesto tienen relaciones políticas. Una actuación colectiva donde señalas directamente con el dedo a las instituciones que no hacen nada frente a los feminicidios.feministas América Latina

Las palabras “violador, policía o Estado” tuvieron un gran impacto por los asesinatos de la artista Daniela Carrasco, que encontraron ahorcada cerca de un parque de Santiago durante las protestas contra el gobierno. Y el caso de la fotoperiodista Albertina Martínez Burgos que encontraron muerta en su casa.

Las desigualdades provocadas por el neoliberalismo han aumentado a lo largo de los años y han perjudicado directamente a las mujeres chilenas. Los roles de género se perpetúan a través de la educación y el mercado laboral. Es por eso, que el movimiento feminista originó revuelta colectiva que despertó a las mujeres y la sociedad en general, bajo el lema: la revolución será feminista o no será nada. feministas América Latina

El movimiento feminista de Chile, con su himno compartido, ha demostrado que tiene la capacidad de impulsar un cambio real en las instituciones. Hemos visto que se redactará una nueva constitución basada en la paridad. Y que han sido capaces de ir contra el nombramiento de Macarena Santelices como ministra de la Mujer. Hay que recordar que Macarena es sobrina nieta de Pinochet y en el pasado expresó su apoyo a la dictadura. Un nombramiento que no duro mucho ya que el movimiento feminista presionó para su dimisión.

El movimiento feminista en Chile representa la lucha de clases, la desigualdad, incluso la vida o la muerte. Y es por eso que son las mujeres chilenas feministas las que están mejor posicionadas para impulsar una nueva agenda democrática.

El concepto feminicidio

A día de hoy, el término “feminicidio” se lo debemos a la lucha de todas las mujeres latino americanas. Uno de los mayores desafíos a los que nos hemos enfrentado ha sido demostrar que los feminicidios no han ocurrido al azar. Sino que son sistemáticos, las mujeres somos asesinadas porque somos mujeres. La violencia es una de las mayores armas contra nosotras.

Aunque en España, aun es muy difícil oír hablar del concepto “feminicidio” en los medios de comunicación, en países como Francia lo van adoptando. Pero a pesar de ello, a través de redes sociales, hablamos de feminicidios lo que nos permite poner nombre a este crimen. Un crimen que es cometido en contra de las mujeres y que ayuda a visibilizar lo que está siendo completamente invisible. Durante largos años y aun a día de hoy, los medios de comunicación hablaban y hablan de “crímenes pasionales” o “violencia doméstica”

De las feministas de América Latina hemos aprendido a cambiar nuestra relación con otras mujeres. Ahora sabemos que nos tenemos las unas a las otras. Y eso lo podemos ver no sólo cuando caminamos solas por la calle sino también cuando nos manifestamos juntas. Pero también hemos aprendido que para terminar con la violencia machista, todo comienza con la política y el poder. Un poder que aún no hemos conseguido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.