violencia de género los y las huérfanas

La otra cara de la violencia de género: los y las huérfanas

Si una cosa he aprendido es que la misoginia no conoce límites. El odio de los hombres hacia las mujeres es eterno y muy poderoso. Lo que les hace incluso llegar a odiarse a sí mismos, a matar a sus hijos, a terminar con su propia vida.

Los datos

1.079 mujeres han sido asesinadas desde 2003, año en que se empezó a contabilizar este número. El 75,2 % de estas mujeres, maltratadas y asesinadas, eran madres y más de la mitad tenían hijos o hijas que eran menores de edad en el momento del asesinato. El número de niños y niñas que se han quedado huérfanos por violencia de género en cambio se empezó a contabilizar más tarde, en 2013. Desde este año y según la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género son 37 los menores que han sido asesinados y 263 los que se han quedado huérfanos. violencia de género los y las huérfanas

A nivel de datos solo se contabiliza el número de menores asesinados y de huérfanos. Pero no así los niños y niñas víctimas de violencia de género como consecuencia directa de la violencia contra sus madres. Desde 2015 la ley los considera víctimas directas de la misma violencia que sufren las mujeres. Pero la verdad es que el sistema judicial aún no protege a los menores como debería. En 2018, último año con cifras completas, sólo en un solo un 2,9% de las denuncias por violencia de género lograron que se suspendiese la patria potestad como medida cautelar. Esto es algo indispensable para poder avanzar en términos de igualdad. violencia de género los y las huérfanas

No se trata sólo de que los maltratadores sean peligrosos para sus propios hijos e hijas. Va más allá de eso: un maltratador nunca va a poder ser un buen padre. Lo que nos revela que es completamente falso el discurso que nos vende la extrema derecha de las denuncias falsas y la capacidad de las mujeres para hacer que un padre, culpable de maltrato o no, no pueda volver nunca más a sus hijos. La ley les sigue protegiendo como padres: un número bajísimo de ellos pierden la patria potestad.

Pocas ayudas para los y las huérfanas

Pero la ley no sólo falla en la protección, sino también en el apoyo psicológico y económico. En marzo de 2019 se aprobó finalmente la ley concebida para que ningún huérfano por violencia de género se quedara sin pensión, independientemente de lo cotizado por sus madres. Pero la verdad es que, en ese año, sólo se concedieron 32 becas de orfandad por un total de 57.000 euros. Existe un problema para acceder a las ayudas en los casos donde el agresor no era el padre, sino la pareja o la ex-pareja. Un total de 266 huérfanos de la violencia machista no han podido acceder a la prestación completa por este motivo.

Respecto a los daños psicológicos y emocionales, los menores tampoco reciben suficientes ayudas. De igual forma que tampoco lo hacen los hijos e hijas de mujeres víctimas de violencia de género. Un estudio llamado ‘Menores y Violencia de Género’, elaborado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha revelado que el 19,3%, ha estado expuesto de forma continuada a situaciones de violencia de género contra su madre. El 77%, ha sido víctima de esta violencia de forma directa a manos de su padre o de la pareja/ex-pareja de su madre. El 14,3% de los entrevistados asegura tener conocimiento de situaciones en las que su madre ha sufrido violencia psicológica. Un 8,5 % situaciones de control abusivo contra su madre, y un 7,7% agresiones físicas.

La maternidad como exponente común

Casi la mitad de las mujeres asesinadas en 2019 por violencia de género eran madres y tenían hijos menores de edad. La maternidad hace a las mujeres ser más vulnerables, tener miedo doble: por ellas mismas y por sus hijos. Es ese miedo el que las hace, en muchas ocasiones, no denunciar. Si a eso sumamos otros factores como la dependencia económica o la discapacidad física o mental nos encontramos con mujeres en situaciones de vulnerabilidad extrema, que no tienen los medios suficientes para poder escapar de esa situación. violencia de género los y las huérfanas

Además, como sabemos, las fuerzas de seguridad siguen en muchas ocasiones poniendo trabas a las víctimas para denunciar.  Dudando de sus testimonios y ofreciendo medidas de seguridad inútiles o incluso nulas. El 13% de las mujeres maltratadas no denuncian “por miedo a no ser creídas” y el 28% aseguran que no lo hacen porque se sienten inseguras ante el proceso judicial. Lo que está claro es que no estamos protegiendo a las mujeres como deberíamos. violencia de género los y las huérfanas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.