La Biblia de la Vagina de la Doctora Jen Gunter

Últimos post

Que vivimos en un mundo androcentrista es algo que es bien sabido por todas ya. Durante mucho tiempo se ignoró la anatomía femenina. La medicina era totalmente falocéntrica, ya que los médicos consideraban “inapropiado” diseccionar cadáveres femeninos o realizar exámenes pélvicos. Pero sin duda el gran olvidado, como era de esperar, fue el clítoris. A día de hoy, se sigue manteniendo la idea errónea, de que el pene es el gran protagonista del placer femenino. Pero realmente es el clítoris. Sólo un tercio de las mujeres son capaces de alcanzar el clímax únicamente a través de la penetración. Además, las mujeres lesbianas suelen alcanzar el orgasmo (86%) más veces que las heterosexuales (65%).la biblia de la vagina

El clítoris: un gran desconocido

Pero en la época a la que nos remontamos no se sabía de la existencia del clítoris. Se consideraba un “pene en miniatura, y peor”. Filósofos como Platón o Aristóteles consideraban los órganos sexuales femeninos una deformación de los masculinos, una versión inferior. Fueron los médicos persas y árabes, en el año 1000 a.C, los que empezaron a prestar más atención al clítoris. En el siglo XVII, podemos ver descripciones de anatomía femenina mucho más acertadas. Todo esto nos lo explica Jen Gunter, obstetra y ginecóloga estadounidense en “La Biblia de la Vagina”. Ella lleva más de 20 años dedicándose a destruir las falsedades y los mitos en torno a la sexualidad femenina.

En este manual completísimo sobre la vagina y la vulva, no sólo encontramos información relativa a la anatomía femenina y a la sexualidad. Sino toda una guía sobre salud femenina. La doctora aborda cada uno de los temas que preocupan o ignoran las mujeres incluso en la actualidad: embarazo y contracepción, enfermedades de transmisión sexual, ropa interior, alimentación y salud vaginal, higiene menstrual, menopausia, depilación, olor y flujo etc. Y es que la sexualidad femenina, no así la masculina, sigue estando rodeada de una gran variedad de bulos y mentiras que, muchas veces, hacen sentir a las mujeres que sus cuerpos son diferentes o defectuosos, cuando el problema nunca es ese, sino que seguimos hablando poco de nuestros cuerpos y de las vivencias que nos aporta.

A lo largo de La Biblia de la Vagina podemos ver como el varias ocasiones la doctora se ve en la obligación de desmentir el porno. Muchísima de la desinformación relacionada con la sexualidad femenina es consecuencia directa de la industria del porno y lo que esta promueve. Algo realmente preocupante si tenemos en cuenta que ocho de cada diez chicos de entre 13 y 17 años consumen porno habitualmente, con una edad media de inicio de 12 años. Esto se traduce en que la mayoría de los adolescentes consumen porno antes de iniciarse realmente en el sexo, lo que crea ideas erróneas en sus cabezas sobre qué es el sexo y lo que este conlleva.

Uno de los mitos que se desmienten es el mito de la eyaculación femenina o “squirting”. “¿Las mujeres eyaculan? La respuesta es sí, pero no como nos cuenta internet. Para que una mujer eyacule , el fluido debe proceder de la vagina, la uretra o de una glándula especializada. Para que te hagas una idea, la próstata masculina libera alrededor de 5 ml de fluido con la eyaculación y no existe ninguna glándula del tamaño de una próstata en la vulva o en la vagina.”

Otro es el relacionado con el vínculo directo entre la alimentación y el olor vaginal. Los alimentos no modifican el olor vaginal y, lo que es más importante, no tienen que hacerlo, pues no hay nada de malo en él.

También encontramos información útil sobre enfermedades sexuales y sus síntomas, sobre higiene y limpieza de la vulva (spoiler: no usar productos de higiene íntima ya que no son necesarios y, además, perpetúan el mensaje patriarcal) o datos interesantes sobre el flujo vaginal: la vagina suele producir de media entre 1 y 3 ml de flujo en 24h (para que os hagáis una idea, 4ml es un salva-slip empapado). Y es que la autora advierte que está aumentando en número de mujeres que desconocen este dato y piensan que el flujo vaginal es algo anómalo, un mito a su vez fomentado por el porno y la publicidad.

El autoconocimiento es nuestra mejor arma y Jen Gunter nos ayuda a diferenciar los mitos de la realidad. Con esta biblia sobre nuestro sexo que todas deberíamos tener en casa, nunca nadie nos volverá a hacer creer que nuestro cuerpo está mal.

“Dedicado a toda las mujeres que hayan escuchado alguna vez (casi siempre en palabras de un hombre) que su vagina era demasiado húmeda, seca, grande, laxa, tensa, que sangraba en exceso u olía demasiado. Este libro es para vosotras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.