Jauría y la cultura de la violación

Jauría, la obra que se llevó el Premio Cultura 2019 contra la Violencia de Género por el Ministerio de Igualdad ha vuelto a El Pavón Teatro Kamikaze

Cultura de la violación, justicia patriarcal y acoso callejero son sólo algunas de las escenas que componen Jauría, la obra teatral dirigida por Miguel del Arco. Una dramaturgia que te permite conocer un poco más como fue el juicio de “La Manada” y como lo vivió la víctima.

Todo comenzó un 7 de julio de 2016 en las Fiestas de San Fermín.  Una chica de 18 años fue violada por cinco chicos sevillanos que se hacían llamar “La Manada”. A partir de ahí, la víctima se enfrenta a un proceso judicial pero también a un juicio social del que desemboca el “yo sí te creo”

A través de diferentes escenas interpretadas por María Hervás, Ignacio Mateos, Fran Cantos, Álex García, Raúl Prieto y Martiño Rivas y de fragmentos de las declaraciones de los acusados y de la víctima, Jauría nos representa cómo fue el proceso judicial de “La Manada” y cómo se comportaron desde el momento que cometieron los múltiples delitos hasta el fin del proceso judicial.

Dos manadas

Jauría representa dos manadas. La primera está compuesta por los cinco chicos sevillanos que violaron a la chica de 18 años. Y por otro lado, la manada de cinco jueces que representan a la Audiencia Provincial de Navarra.

Si tuviéramos que quedarnos con un momento de Jauría sería sin duda este. Los cinco miembros de “La Manada” vistiendo una toga y juzgando a la víctima con repulsivas preguntas. Una muestra más de cómo en este caso la víctima lo ha sido por partida doble: se ha tenido que enfrentar a sus violadores y a una justicia patriarcal que en ningún momento ha tratado de protegerla o ha creído su historia. 

Los pelos de punta, las emociones a flor de piel. Para nosotras, esta obra es definitiva a la hora de hacer entender a la sociedad qué pasó realmente con “La Manada”. Es una pieza que despierta conciencias, que indigna y emociona pero que sobre todo, es verdad. El texto está basado en la sentencia y a las distintas declaraciones de los implicados en el caso. Precisamente por eso, es una verdad que duele tanto. 

La obra que continúa en campaña escolar ha sido vista por más de 3000 alumnos de secundaria y bachillerato. Un ejercicio que permite reeducar en el feminismo y que junto con una guía didáctica permite que los docentes puedan abordar el tema de la violencia sexual con sus alumnos y alumnas tras ver la función.

Desde Kariatide os animamos a ver esta obra de teatro que no deja indiferente a nadie. Aún estáis a tiempo. Estarán hasta el 2 de febrero en El Pavón Teatro Kamikaze y puedes comprar las entradas desde aquí.