J.K Rowling: la madre de las brujas que no podreís quemar

Hace unos días empezó en redes y en medios de comunicación un linchamiento público a J.K Rowling por un tweet que publicó. Lo que la autora hizo fue responder al enlace de una noticia que llevaba como titular el siguiente título: “Crear un mundo post-COVID-19 más igualitario para las personas que menstrúan”. Como podemos leer, dijo que las personas que menstruaban se llamaban mujeres. Acto seguido, miles de usuarios empezaron a llamarla tránsfoba, a lo que ella respondió con las siguientes declaraciones:

Las declaraciones de J.K Rowling 

“Si el sexo no es real, no hay atracción hacia el mismo sexo. Si el sexo no es real, la realidad vivida de las mujeres a nivel mundial se borra. Conozco y amo a las personas trans, pero borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de discutir sus vidas de manera significativa. No es odio decir la verdad. 

La idea de que las mujeres como yo, que hemos sido empáticas con las personas trans durante décadas, sintiendo parentesco porque son vulnerables de la misma manera que las mujeres, es decir, a la violencia masculina, ‘odian’ a las personas trans porque piensan que el sexo es real y ha vivido consecuencias – es una tontería. Respeto el derecho de cada persona trans a vivir de cualquier manera que sienta como auténtica y cómoda para ellos. Protestaría contigo si te discriminaran por ser trans. Al mismo tiempo, mi vida ha sido transformada por ser mujer. No creo que sea ofensivo decirlo.” 

A partir de esta aclaración, los medios se empezaron a hacer eco llamándola tránsfoba, insultándola y tratando de deslegitimar su discurso. Me han decepcionado tantos medios y tantas figuras públicas estos días que no sabría ni por donde empezar a contar. Pero os preguntareís, ¿qué tiene de tránsfobo lo que J.K dijo? Yo os lo digo: ABSOLUTAMENTE NADA. 

Linchamiento a la bruja

El linchamiento hacia la autora tiene dos raíces: la primera, que es obvia, es simple y llanamente que es una mujer. La opinión pública lleva años asumiendo y olvidando como miles y miles de autores, actores, cantantes, directores de cine etc.  son acusados, y muchas veces incluso condenados, por violación, maltrato, pederastia o acoso (por ejemplo Roman Polanski, Woody Allen, Jonny Deep). Nunca jamás se ha insultado tanto a ninguno de estos hombres como estos días se ha hecho con J.K Rowling. Siempre se ha alegado que hay que separar al autor de la obra, que una cosa no tiene nada que ver con la otra…pero todos estos argumentos desparecen con J.K Rowling porque es una mujer, porque la misoginia es intrínseca en esta sociedad.

Han llegado incluso a decir que tenemos que empezar a considerar Harry Potter como una obra anónima. Lo que quieren con esto es borrar así a J.K Rowling como autora y, por consiguiente, como mujer. Esto, viniendo de manos del patriarcado no sorprende, pero asusta cuando viene de mujeres que se consideran “feministas”. Ninguna feminista se atrevería a decir esto sabiendo lo que ha significado para las mujeres en la historia el nombre de “anónimo” o en concreto para J.K Rowling, que cuando publicó Harry Potter y por recomendación de su editor puso sus iniciales y no su nombre real para que el ser mujer no afectara a las ventas del libro. Esto no fue hace siglos, fue hace apenas 23 años. 

La segunda raíz de este acoso viene por haberse atrevido a hablar de un tema del que la gran mayoría de la sociedad (y me atrevería a decir una gran parte del movimiento “feminista”) no tiene ni la más remota idea. Y cuando la gente no sabe algo no se informa ni escucha, sino que tiende a asumir la opinión de la mayoría que es, en este caso, la teoría queer. 

El fundamentalismo queer

¿Qué es la teoría queer o el fundamentalismo queerEl debate entre teoría queer y feminismo radical es largo y complejo, y no pretendo explicar nada en profundidad aquí porque me llevaría meses, solamente quiero arrojar luz sobre los que creo que son los aspectos más importantes a destacar de este problema que ha provocado que se intente silenciar a J.K Rowling pero que, en realidad, nos intenta silenciar a todas las mujeres. 

Seguramente habéis oído el termino “terf” últimamente. Terf literalmente significa “trans-exclusionary radical feminist pero como el lenguaje esconde siempre más de lo que parece, este término ha empezado a usarse como insulto para nombrar a las feministas radicales, entre las que me incluyo. ¿Somos trans-excluyentes? Nada más lejos de la realidad. 

El feminismo radical defiende la idea de que es a través del sexo donde se construye una jerarquía de subordinación en la cual las mujeres estamos debajo. ¿Cómo se perpetúa esta subordinación o está opresión? A través del género, por lo tanto es necesario que este último desaparezca. Este es el objetivo del feminismo: abolir el géneroEsto choca directamente con la teoría queer que niega el sexo lo sustituye por una“identidad de género” a medida. Esto quiere decir que, independientemente de la genética o la anatomía, todos los seres humanos deben de ser libres de elegir identificarse como hombres o mujeres.  

Por qué no se puede negar el sexo

El simple hecho de negar el sexo es un delirio para cualquier persona con un mínimo de capacidad de análisis. Más aún para el feminismo. El sexo existe y es la razón principal por la que las mujeres llevamos siendo subordinadas durante siglos. Negar el sexo significa negar la explotación sexual y reproductiva a la que son sometidas miles de mujeres en todos los países del mundo, es negar la menstruación y los problemas que esta nos ha causado y nos sigue causando como tema tabú. Negar el sexo supone negar las torturas que sufren las mujeres a lo largo de todo el planeta: es por nacer con vagina por lo que más de 200 millones de mujeres han sido sometidas a la mutilación genital y este es sólo un ejemplo de los miles que hay.

Hablar de nuestros problemas como mujeres nacientes no es tránsfobo, pero intentar callarnos sí es misógino. Negarnos hablar de nuestra realidad es borrarnos, llamarnos “personas menstruantes” es considerarnos un recipiente, ponernos de nuevo como la otredad, relegarnos de nuevo a un segundo plano. Negar el sexo es negar a las mujeres. Negar el sexo es misoginia y no es necesario para defender los derechos de las personas trans. 

La raíz de nuestra opresión es el sexo, pero se perpetúa con el género. Esto quiere decir que hay una gran parte de la opresión, la que se da a través del género, que las mujeres nacientes compartimos con las mujeres trans, pero existe otro tipo de opresión para con nosotras, la que se ejerce por haber nacido con vagina, por poner un ejemplo la explotación reproductiva. Ese tipo de explotación nunca la va a sufrir una mujer trans, como yo nunca voy a sufrir transobia. Eso es así.

Nadie aquí está negando los derechos de las personas trans. No se trata de competir a ver quiéesta más oprimida, se trata de tener en cuenta que hay muchos tipos de opresión y nombrar la que tiene que ver con nuestro sexo no es ser tránsfobas. Nosotras no somos el enemigo, el enemigo es el género que nos oprime a todas. Perpetuar el género, multiplicarlo como propone la teoría queer, es cavar nuestra propia tumba. Las leyes de identidad sólo multiplican el género, que es la naturaleza del sexismo. No es la solución, es el problema.  

Esto me lleva a plantear una pregunta. Entonces, si el sexo no existe, ¿por qué una persona transexual querría hacerse un cambio de sexo si no es importante? ¿Está entonces la teoría queer diciendo que las personas transexuales (que no transgénero) están equivocadas? ¿Hay mujeres transexuales feministas radicales? Efectivamente, amigas. ¿Son tránsfobas las propias transexuales por defender que el sexo existe y es importante? Obviamente no. Cómo veis esta teoría es un delirio en sí misma. Es un delirio llamar transfobia a hablar de los problemas que sufrimos como mujeres y a nombrarlos como tal: problemas de mujeres. 

Teoría queer: el antifeminismo

Pero sobre todo esta teoría es antifeminista. Si el sexo no existe, si toda persona puede ser mujer con el simple hecho de “sentirse como tal” o decirlo, ¿qué es entonces el feminismo? ¿Cuál es el sujeto político del feminismo? Si seguimos la teoría queer este mundo podría convertirse en un mundo sólo de “mujeres”. Entonces, ¿contra quién y, sobre todo, contra qué lucharía el feminismo? ¿No podría cualquier machista auto determinarse mujer y así auto exculparse¿Quién nos estaría oprimiendo? ¿Se acabaría entonces nuestra opresión?  

Pensemos el caso al contrario: si esta teoría sigue ganando fuerza y se cuela en la instituciones, como ya lo está haciendo, además de perder toda perspectiva de género en las leyes que tanto nos ha costado conseguir (la ley de violencia de género por ejemplo), ninguna mujer querría serlo. Si ser mujer es cuestión de elegir serlo o no, ¿quién querría estar en la parte baja de la pirámide pudiendo gobernar el mundo? ¿Alguien en su sano juicio elegiría pertenecer a una parte de la población que tiene el doble de posibilidades de morir, de ser violada o de ser torturada? 

Los diferentes roles reproductivos que tenemos mujeres y hombres requieren leyes que nos protejan de la discriminación en el trabajo y demás lugares. Nosotras somos quienes parimos y se nos discrimina por ello. Y no sólo eso, los espacios sólo para mujeres son necesarios pues vivimos amenazadas por la constante violencia masculina y las agresiónes sexuales en todo el mundo. Estos lugares seguros desaparecerían si negamos el sexo, igual que desaparecerían las leyes que nos protegen de ser discriminadas por nuestro aparato reproductor. 

Abrir los espacios a cualquiera que se sienta mujer es abrir el espacio a todos los hombres: la realidad es esa. Y con esto no estoy llamando hombres a las mujeres transexuales. Me refiero a que no podemos perder espacios y derechos que nos ha costado años conseguir en nombre de una falsa inclusión posmoderna. Si cualquier hombre puede ser mujer solo con decir que lo siente así estamos perdidas. Nadie quiere excluir a las mujeres transexuales pero tampoco estoy dispuesta a que cualquier hombre pueda borrar nuestra lucha con una simple frase. Este tipo de leyes y este tipo de teorías son absurdas y sobre todo muy peligrosas.  

Usar el término TERF es misoginia

El daño al colectivo trans no se lo hacemos “las terf”, se lo hace la teoría queer y su argumentario de papel mojado. Ni esta ni ninguna teoría puede negar lo que tengo entre las piernas, como tampoco puede negar la opresión que vivo desde que nací. Como explicaba J.K Rowling en un manifiesto que escribió después de la avalancha de criticas recibidas, “no es suficiente con que las mujeres sean aliadas trans, las mujeres deben aceptar y admitir que no existe una diferencia material entre las mujeres trans y ellas mismas”Ese es el problema. Al final nosotras, las mujeres, seguimos siendo silenciadas en nuestro propio movimiento, seguimos siendo acosadas por hablar de nuestros problemas, seguimos siendo tachadas de brujas, de feminazis, de terf.

Lo triste es que antes nos atacaban los hombres y ahora nos atacan nuestras propias compañeras en pro de una falsa teoría posmoderna como es la teoría queerTransfobia es discriminar a las personas transexuales, no hablar de la sangre que nos sale del coñoNo se puede aceptar cualquier cosa bajo la premisa de la diversidad, no se puede insultar a una persona sin argumentos sólidos solo por miedo a ser tachada de “tránsfoba”.

Hace un año yo también habría acusado a J.K Rowling de algo que no es, pero muchos libros y mucha escucha después soy consciente de la realidad. Esa es la magia del feminismo, que es un aprendizaje constante. Os animo a leer sobre el tema y a escuchar a la gente que lleva años formándose, como la propia J.K Rowling. El camino para la liberación de todas nosotras sólo es uno: la abolición del género. Todo lo demás es un engaño.  

Simone de Beauvoir dijo: “no se nace mujer, se llega a serlo”. Sólo una persona que no ha leído “El segundo sexo” puede atreverse a decir que lo que quería decir la autora con esa frase era que el sexo no existe. Esto mismo es la teoría queer.

Perdónales, Simone.  

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.