El derecho al aborto en Brasil

Últimos post

El derecho al aborto en Brasil está garantizado sólo en tres casos que llevan más de un siglo aprobados. ¿Y ahora qué?

El aborto en Brasil está permitido en tres casos. Dos de ellos se han permitido desde 1940. En el primer caso, la ley garantiza el derecho al aborto cuando la mujer es víctima deuna violación. El segundo caso permite el aborto cuando el embarazo significa una amenaza para la vida de la madre. El tercer caso se aprobó en 2012, y se refiere a cuando no se puede garantizar la vida del feto.

Pero a día de hoy, las mujeres brasileñas no tienen derecho al aborto de 12 semanas. Entre 2008 y 2015, hubo alrededor de 200.000 hospitalizaciones por año por procedimientos relacionados con el aborto. Al estar prohibido en Brasil, muchas mujeres intentan hacerlo en casa usando agujas de tejer, bebidas naturales o perchas para abortar.

Desde 2006 a 2015, hubo 770 muertes maternas causadas por problemas relacionados con el aborto. Y es que, hay que recordar que todas las mujeres que abortaron clandestinamente y que acudieron al hospital, no pueden decir que tuvieron un aborto. En Brasil es un delito y pueden ser arrestadas.

Según un informe de la revista feminista brasileña, ‘Género e Número’desde 1949 a 2019 se han presentado 275 proyectos sobre el aborto en el Congreso. En su mayoría de los proyectos se estaba a favor del aborto pero las iniciativas en contra han ido aumentando desde la década de 2010. Además, desde 2019 han aumentado los proyectos de ley que intentan garantizar el derecho a la vida desde la concepción e incluirlo en la Constitución. Una nueva forma de prohibir el aborto en cualquier caso.

Desde la perspectiva política, Brasil es uno de los países con menor representación femenina según la Unión Interpalamentaria. Por lo que, la mayoría de los proyectos de ley sobre el derecho al aborto los han presentado hombres. Es decir, son señores los que deciden sobre nuestros cuerpos y sobre nuestro futuro.

Cabe destacar que durante la pandemia, hubo un caso de una niña 10 años, de una familia pobre que estaba embarazada después de haber sido violada por su tío durante 2 años. En su caso, el aborto estaba garantizado por ley desde 1940. Pero en este contexto, la Secretaria Nacional de la Mujer y los Derechos Humanos, Dammares Alves, utilizó todas sus armas para prohibir el aborto.

Primero, el hospital local se negó a realizar el aborto. Después, los funcionarios ofrecieron dinero a la familia para que no se hiciera. Y finalmente, la niña tuvo que viajar, durante la pandemia, a otro estado, 2 horas en avión, para tener garantizados sus derechos.

El gobierno ultraconservador y misógino de Bolsonaro ha provocado que los derechos de las mujeres brasileñas no estén garantizados. Además de que a día de hoy obliga a los médicos a informar a la mujer de la posibilidad de ver al feto en una ecografía, algo que considero bastante degradante.

Esperamos que la marea verde de Argentina pueda extenderse hacia Brasil y lograr el aborto de las 12 semanas, aunque es complicado con Bolsonaro en el gobierno. Pero a día de hoy las feministas brasileñas deben luchar por proteger los derechos que ya tienen y que no se los arrebaten.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.