5 momentos feministas en la música clásica

Música y feminismo siempre han estado unidos a lo largo de la historia. Descubre en Kariatide quiénes fueron las pioneras en esta disciplina y lo que llegaron a lograr

Ethel Smyth y “La Marcha de las Mujeres”

En 1912, la compositora y sufragista Ethel Smyth fue encarcelada después de tirar una piedra a la ventana del Secretario de Estado para las Colonias, Lewis Harcourt, quien había hecho un comentario condescendiente sobre las mujeres.

Cuando el director musical, Thomas Beecham fue a visitarla a la prisión de Holloway encontró a las activistas en el patio marchando y cantando mientras Ethel Smyth las miraba desde una ventana superior dirigiendo el coro con un cepillo de dientes.

Todas ellas cantaban “La Marcha de las Mujeres”. Una canción que sucedía al himno oficial de Unión Social y Política de las Mujeres y que terminó convirtiéndose en el himno del movimiento en el Reino Unido. Las activistas lo cantaban no sólo en los mítines sino también en prisión, cuando realizaban huelgas de hambre.

Lili Boulanger gana el Premio de Roma

La compositora francesa Lili Boulanger fue la primera mujer que ganó el prestigioso premio de composición Prix de Rome.

El Prix de Rome se estableció en 1663, pero solo las mujeres tenían posibilidad de ganar a partir de 1903. Lili Boulanger ganó en su segundo intento de presentarse en 1913 con “Faust et Hélène“.

Jenny McLeod y “Earth and Sky”

Jenny McLeod estudió con Stockhausen y Messiaen en la década de 1960 y se convirtió en la profesora de música más joven de la Universidad de Victoria con tan sólo 29 años.

Su composición de 1969, Earth and Sky”, un relato musical sobre la historia de Rangi y Papa, demostró que McLeod era una gran música.

En “Earth and Sky”, participaron 300 artistas, en su mayoría niños: bailarines individuales, narraciones grabadas, tres coros grandes, dos coros pequeños y cuarenta músicos orquestales. Pero el éxito de “Earth and Sky” contribuyó al auge de la biculturalidad en Nueva Zelanda. Y es que, a pesar de sus pocas actuaciones, se considera un hito en la música de Nueva Zelanda, debido a su gran escala, contenido local y naturaleza experimental.

Hildegard Von Bingen y la cultura femenina 

Hildegard Von Bingen fue académica, filósofa y la primera compositora reconocible de la música occidental.

Entre sus composiciones se encuentra “Ordo Virtutum” escrita en 1151. Se trata de una pieza teatral musical que ensambla texto y música, fue una forma de arte completamente nueva en aquellos momentos y que a lo largo de los siglos se convirtió en lo que hoy conocemos como ópera. En 2012, Hildegard Von Bingen fue canonizada y ahora es aclamada como una feminista y ambientalista pionera.

Simone Young y la Filarmónica de Viena

No fue hasta noviembre de 2005 cuando la directora australiana Simone Young se convirtió en la primera mujer en dirigir la Filarmónica de Viena, una de las orquestas más conservadoras, que comenzó a incorporar mujeres en 2003. Y es que hasta 1997, la orquesta no permitía a las mujeres ser miembros de pleno derecho.

En definitiva, el mundo de la música clásica, y principalmente la dirección de orquesta, sigue siendo un territorio complicado para las mujeres. Y es que, aunque son mayoría en los estudios, pocas alzan el reconocimiento.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.